Allí funcionaba la escuela de ingenieros en el siglo XIX. A un lado de ella se encontraba la casa de doña Javiera y la de la familia de José María Córdova.

Hoy en día la Casa de la Maestranza está dedicada en su mayoría a la actividad comercial.